Retoma

Preguntas Frecuentes

Incontinencia Urinaria

Esta terapia se centra en los nervios que controlan la vejiga para ayudarla a funcionar nuevamente.

La terapia restaura la función de la vejiga estimulando los nervios sacros.

Se cree que la falta de comunicación entre el cerebro y los nervios sacros provoca problemas para controlar la vejiga y los músculos implicados en la micción.

La SNM puede reducir los síntomas durante un período de 5 años, pero la experiencia de cada paciente puede ser diferente.

Puede proporcionar un alivio eficaz, pero no es una cura. Si se apaga o se retira el neuroestimulador, los síntomas pueden reaparecer.

La mayoría de la gente lo describe como un ligero tirón, hormigueo o vibración en la zona pélvica.
No debe ser doloroso y la configuración de los estímulos y las sensaciones varían de persona a persona.

Con esta terapia, podrá experimentar menos viajes al baño, menos accidentes y más confianza al regresar a las actividades que ama.

Los riesgos son similares a los de cualquier procedimiento quirúrgico, incluyendo hinchazón, hematomas, sangrado e infección. Hable con su médico sobre formas de minimizar estos riesgos.

Es la única terapia avanzada para el VHA que es clínicamente superior a la medicación oral. Y es la única terapia que permite probarla previamente para una evaluación.

Es posible realizar una resonancia magnética cerebral en condiciones específicas. Para obtener más información, hable con su médico.

Es una terapia aprobada que los médicos han utilizado para tratar los problemas de control de la vejiga durante casi 20 años. Más de 225.000 personas ya han recibido esta terapia.

Consulta esta información con tu plan de salud.