Fecal Como Funciona2018-10-22T14:43:21+00:00

FUNCIONAMIENTO DEL INTESTINO

El sistema, e intestino, recto y ano son un grupo de órganos, tubos, músculos y nervios que trabajan juntos para procesar la comida, absorber sus nutrientes y fluidos y expeler desechos.

El intestino se conforma de dos partes el grueso (colon) y el delgado, que trabajan con el recto, ano y los nervios. El flujo de la comida entre un sistema y otro requiere de una coordinación que permita que el alimento se quede por tiempo suficiente para que los sistemas hagan su trabajo (absorber nutrientes y fluidos). Este proceso normalmente dura entre 24 y 72 horas.

Las contracciones musculares mueven el alimento a través de las diferentes secciones del intestino. Estas están separadas por grupos de músculos y esfínteres, que actúan como válvulas. Los intestinos son tubos largos y continuos que corren desde el estómago hasta el ano. Durante la digestión, la comida pasa desde el estómago a l intestino delgado. Este último mide alrededor de 6 metros y tiene 2 centímetros de diámetro. Es el encargado de absorber nutrientes y algunos líquidos de las comidas,

El intestino grueso, o colon, empieza donde el intestino delgado termina y se conecta con el recto. Mide alrededor de 2 metros y tiene un diámetro de 6 centímetros y se encarga de absorber el agua de la pasta que viaja desde el intestino delgado, para convertirla en desechos para después llevarla al recto.

El recto y el ano conforman la última parte del sistema. Este canal mide entre 3 y 4 centímetros, a veces es un poco más largo en hombres. Los esfínteres interno y externo forman dos anillos concéntricos que corren a lo largo del canal anal. El desperdicio que viene desde el colon hace que el recto se estreche y dispare la señal al cerebro de que está lleno y necesita ser evacuado. Cuando los músculos del suelo pélvico están tonificados adecuadamente, se encargan de que el ano permanezca cerrado hasta que sea hora de ir al baño. Los desechos salen del cuerpo a través del ano.

Las señales de este sistema hacia el cerebro son enviadas a través de impulsos eléctricos transmitidos a través de los nervios. Cuando el recto se llena y la presión adentro aumenta, los nervios sienten la presión y envían la señal al cerebro de que es necesario evacuarlo. En ese momento, el cerebro ordena controlar la actividad en el suelo pélvico hasta que esté en un lugar indicado para desalojar los desechos. En un funcionamiento normal, los esfínteres permanecen cerrados hasta que el cerebro de la orden de abrirlos, así también se evita que ocurran fugas o accidentes inesperados.

CÓMO FUNCIONA
EL RECTO Y ESFINTER ANAL

Esquema completo
El alimento desciende por el esofago hacia el estómago.
Las contracciones musculares mueven el alimento a través de las diferentes secciones del intestino. Estas están separadas por grupos de músculos y esfínteres, que actúan como válvulas. Los intestinos son tubos largos y continuos que corren desde el estómago hasta el ano. Durante la digestión, la comida pasa desde el estómago a l intestino delgado. Este último mide alrededor de 6 metros y tiene 2 centímetros de diámetro. Es el encargado de absorber nutrientes y algunos líquidos de las comidas,
El intestino grueso, o colon, empieza donde el intestino delgado termina y se conecta con el recto. Mide alrededor de 2 metros y tiene un diámetro de 6 centímetros y se encarga de absorber el agua de la pasta que viaja desde el intestino delgado, para convertirla en desechos para después llevarla al recto.
En el recto y el ano los desechos están la última parte del sistema. Este canal mide alrededor de 3 y 4 centímetros, a veces es un poco más largo en hombres. Los esfínteres interno y externo forman dos anillos concéntricos que corren a lo largo del canal anal. El residuo que viene desde el colon hace que el recto se estreche y dispare la señal al cerebro de que está lleno y necesita ser evacuado. Cuando los músculos del suelo pélvico están tonificados adecuadamente, se encargan de que el ano permanezca cerrado hasta que sea hora de ir al baño. Los desechos salen del cuerpo a través del ano.
Las señales de este sistema hacia el cerebro son enviadas a través de impulsos eléctricos transmitidos a través de los nervios. Cuando el recto se llena y la presión adentro aumenta, los nervios sienten la presión y envían la señal al cerebro de que es necesario evacuarlo. En ese momento, el cerebro ordena controlar la actividad en el suelo pélvico hasta que esté en un lugar indicado para desalojar los desechos. En un funcionamiento normal, los esfínteres permanecen cerrados hasta que el cerebro de la orden de abrirlos, así también se evita que ocurran fugas o accidentes inesperados.

¿CUÁNDO VISITAR AL MÉDICO?

ir a la siguiente sección