Herramientas para los pacientes de incontinencia

Muchas personas que tienen incontinencia creen que deben vivir con ella sin poder hacer nada al respecto. La verdad es que los tratamientos para esta condición han mejorado mucho en los últimos años y muchos pacientes pueden vivir sus vidas sin sentir las consecuencias de esa condición. Aquí encuentras una descripción de las diferentes opciones y etapas de tratamiento que los pacientes con incontinencia deben conocer:

1. Gestión personal:

Administrar la incontinencia no es lo mismo que tratarla con la ayuda de un especialista, pero es un primer paso. Para la mayoría de las personas, la gestión se realiza al encontrar productos absorbentes que funcionan y cuidar la cantidad de líquido que consumen. Reducir el consumo de cafeína y otros diuréticos puede ayudar. Estas prácticas pueden ayudar a mejorar la calidad de vida, pero debes recordar que no estás realmente buscando solucionar el problema desde la raíz.

2. Terapia conductual:

Al mismo tiempo que el paciente hace una dieta y ejercicio, hay otras cosas que puede intentar con la ayuda de un especialista, como el entrenamiento de la vejiga y el intestino. Esto significa entrenar los músculos para tener un mejor control de estos. Otras personas presentan una mejora con la fisioterapia. Un profesional cualificado, especializado en problemas del piso pélvico, puede examinar y observar las áreas débiles o estresadas que necesitan de fortalecimiento.

3. Medicamentos:

Algunos pacientes pueden encontrar que la terapia conductual y física no funciona para ellos. Por eso, un urólogo (para incontinencia urinaria) o un coloproctólogo (para incontinencia fecal) prescribirá medicamentos que ayudarán a controlar la incontinencia. En algunos casos, producen efectos colaterales significativos y es importante conversar con el especialista sobre el tema. Cada paciente reacciona de manera diferente, algunos pueden funcionar muy bien mientras que otros no pueden, por lo que la evaluación y la indicación es personalizada.

4. Tratamientos avanzados:

Para algunos pacientes, los tratamientos anteriores pueden funcionar sólo por un tiempo o no funcionan desde el principio, por lo que hay terapias avanzadas que pueden ser recomendadas por los especialistas, como las inyecciones de la toxina botulínica o el implante de un neuroestimulador. La primera opción requiere ir al médico una vez cada dos o tres meses para su aplicación. La neuromodulación, por otro lado, es un procedimiento en el que las raíces de los nervios sacros son estimuladas. Esto ayuda al intestino, la vejiga o el recto a funcionar de la manera correcta y el paciente puede controlar sus impulsos para ir al baño.

Retoma el control La cosa más importante es recordar que la incontinencia es una condición tratable y es importante que todos sepan que hay muchas opciones de tratamiento. 2 Si usted es un paciente incontinente y quiere ayuda para encontrar un especialista, usted puede llenar nuestra autoevaluación. Si desea aprender más sobre la incontinencia fecal y urinaria, usted puede visitar nuestro sitio, nuestra página en Facebook y nuestro canal en YouTube.

By |2018-09-30T17:40:51+00:00September 30th, 2018|Sin categoría|0 Comments