¿Cómo conservar la salud pélvica durante la menopausia?

La menopausia es algo que les ocurre a todas las mujeres, significa un cambio hormonal que ocurre porque se detiene la menstruación. La mayoría sabemos cuáles son los síntomas comunes de la menopausia (oleadas de calor o insomnio), pero tiene otras consecuencias de las que no se habla tanto. Una de ellas puede ser la pérdida del control de la vejiga o el intestino, causada por varias condiciones presentadas durante el proceso de envejecimiento y la menopausia.

El envejecimiento de los músculos del suelo pélvico puede contribuir al desarrollo de una incontinencia. Si se debilitan, pueden llevar a una mayor necesidad de ir al baño e incluso a fugas. De la misma manera, estos cambios generan que la vejiga pierda su elasticidad y su capacidad de estirarse; lo que puede impactar a los nervios y terminar en vejiga hiperactiva.

Es importante saber que estos cambios pueden conducir a un tipo de incontinencia, pero eso no significa que sean ‘normales’ o simplemente hagan parte de envejecer. Existen manera de prevenir las consecuencias de la menopausia y no permitir que la incontinencia se apodere de tu vida:

• Mantente activa: Puede sonar sencillo, pero la actividad diaria colabora a no ganar peso y la salud estable. Ejercicios simples como caminar, son de mucha ayuda para la salud pélvica.
• Ejercicios de Kegel: Los ejercicios de Kegel son excelentes para conservar la fortaleza de los músculos del suelo pélvico. Consisten en contraer y relajar los músculos frecuentemente, se pueden realizar haciendo prácticamente cualquier otra actividad.
• Medicamentos: Tu médico puede guiarte con medicamentos que pueden ayudarte a controlar tus músculos pélvicos
• Tratamientos Avanzados: Terapias como la neuromodulación han demostrado ser capaces de ayudar a reestablecer la ‘comunicación’ entre el piso pélvico y el cerebro. Ayudan a modular las señales nerviosas y permitirle al paciente recuperar el control de su vejiga e intestino.
Recuerda siempre mantener una buena conversación con tu doctor y seguir sus recomendaciones, pues es el único que puede saber cuál es el tratamiento indicado para ti.

By |2018-09-30T15:11:01+00:00September 30th, 2018|Sin categoría|0 Comments